Como si se tratara de una gripe común y silvestre, los intentos de linchamiento se han vuelto virales. Desde que comenzó noviembre, van tres lacras que se han salvado de miguita, tras ser apaleados por turbas enardecidas. El último evento de este tipo, se registró ayer en pleno mediodía.

*PODER
POPULAR
Eran justo las 12:25 pm, cuando el grupete de Hora Sero vio un gentío corriendo hacia la entrada del sector Molorca de Puerto La Cruz. Justo en la esquina de la pasarela, sentido Puerto La Cruz – Barcelona, estaba el tumulto. En el medio tenían a un carajo vestido con franela de color azul, bermuda de jean y zapatos tipo “abuelitas” azul claro.
El convive lo tenían sentado en la acera, estaba esposado y portaba la carátula reventada.

“Le dieron una tunda porque quiso pegar un quieto en el autobús”, dijo un muchacho. Los funcionarios de la Policía del Estado Anzoátegui (Polianzoátegui), lo montaron en una moto y trasladaron hacia la comandancia general.

En el comando, fue identificado como Andrew Sabino de 20 años de edad. El director de Polianzoátegui, supervisor agregado Antonio Briceño, dijo que el tipo se embarcó en un bus que cubre la ruta de la Intercomunal acompañado por otro carajo.

Cuando iban por Molorca, sacaron a relucir un hierro calibre 12 milímetros y pegaron un quieto cara ‘e chivo. Resulta y acontece que los pasajeros se pusieron la peluca y entre todos le echaron una paliza a ambos.

A punta de puños, patadas y kung fu, lograron sacarlos del colectivo y continuaron echándoles trancazos. Los tombos entromparon en el lugar y rescataron a Sabino.
Su acompañante pudo huir antes que llegaran los pacos motorizados. Vecinos de la localidad denunciaron que Molorca es uno de los sectores que se presta para cometer robos en el Puerto. A su juicio, los choritos aprovechan el barrio ya que tiene salida hacia otras comunidades.