En la calle La Ensillada del Sector La Caraqueña, un pelo más allá de Guanta, despertar mucho antes de que salga el sol se ha vuelto costumbre para los habitantes.  Los panitas deben salir de sus ranchitos en horas de la madrugada, a la espera de algún buen samaritano que les dé la cola.

Pero quienes se ven más afectados son los chamaquitos que estudian en la escuela Casimba, ubicada en Chorrerón, ya que deben echarle bola pa’ llegar hasta la institución educativa.

La ama de casa Rosana Cabrera comentó que hace seis meses se dañó el único autobusito que prestaba el servicio de transporte público en dicha comunidad.  «Aquí ni los carros por puesto existen. Hay que irse a pie, quedando expuestos a que nos roben», señaló Cabrera.

*Servicios
Otro de los problemas que joden a los residentes de la comunidad de La Caraqueña es la falta de servicio de aseo urbano, ya que según sus vecinos este no se ve ni en foto por la zona desde hace varios meses.

«Optamos por quemar la basura si no pasan a recogerla», indicó el residente Juan Castillo.  Debido a esta situación a lo largo de la carretera que conduce a dicho sector se observan montañas de cenizas de la basura, cuyo olor lleva loco a todos los convives que viven por ahí.

Por otra parte está el alumbrado público, el cual es inexistente, tema al cual hicieron referencia los vecinos, asegurando que luego de las cinco de la tarde es un peligro recorrer la zona, porque aquello parece una boca de lobo.  Además de que cuando llueve todo se inunda, lo que da mucho que pensar si se juntan los dos betas.

*CHORO PAREJO
Además el señor Castillo aseveró que al menos ocurren tres robos semanales en esta comunidad porque los malandros los tienen loco.