Un cigarrillo electrónico explotó en el bolsillo de un chambeador de una tienda de vinos en la ciudad de Nueva York. El dispositivo quemó gravemente al carajo, según soltó su abogado. Otis Gooding, de 31 años, estaba detrás del mostrador de la tienda, hablando con sus compañeros de trabajo, cuando el incidente ocurrió. Sufrió quemaduras en su pierna, muslo y mano, agregó su representante legal Sanford Rubenstein. El video de la cámara de seguridad, obtenido de la tienda, muestra cuando Gooding salta y el candelero empiezan a salir del bolsillo de su pantalón.


central-1-nuevaDescubren un océano de más de mil metros de profundidad

Un grupo de cerebritos de la Universidad francesa Jean Monnet publicó un reciente estudio con el que han demostrado lo que por muchos años solo aparecía en libros de ciencia ficción: océanos de agua a profundidades inimaginables en el interior de la Tierra. El descubrimiento demuestra la existencia de un reservorio de agua mucho más grande de lo que se creía. Al parecer, este beta se dio gracias a un extraño diamante arrojado por un volcán hace más de 90 millones de años y encontrado cerca del río São Luiz en el municipio de Juína, en Brasil.

 


central-2SENDA CELEBRACIÓN SE LANZARON LOS CUBANOS EN MIAMI

La noticia de la muerte de Fidel Castro se expandió rápidamente por Miami, el centro de la comunidad de exiliados cubanos, donde una efusión de emocionadas multitudes salieron jubilosas a las calles de la Pequeña Habana. Algunos destaparon botellas de champaña, otros sacaron ollas y ondearon la bandera cubana celebrando a todo dar la muerte del hombre que definió la vida de muchos a través de décadas de exilio en Estados Unidos. Cientos de personas se reunieron a las afueras del Café Versailles, el que ha sido durante mucho tiempo el lugar favorito de la comunidad de exiliados, ocupando calles y andenes, coreando, cantando, bailando y grabando. Tremenda pachanga.


cierre-1Tremenda clase magistral que hizo la profe

Los estudiantes no estaban seguros de qué esperar cuando su profesora se paró al frente de la sala de clases y comenzó a desnudarse.
Debby Heerkens, una profesora de biología en la escuela Groene Hart Rijnwoude, en la pequeña ciudad de Hazerswoude Dor, quería probar un enfoque creativo para enseñar una lección sobre el cuerpo humano. «Al principio estaban un poco en shock porque pensaban ‘la profesora está quitándose su ropa’, hasta que vieron lo que había debajo».