Sin duda alguna, el 2016 marcó el estilo de vida y fuertemente el bolsillo de la mayoría de los venezolanos. Tanto así, que este año el tradicional Niño Jesús o Santa se las verán color de hormiga para adquirir los juguetes que mediante la carta le pidan los más pequeños de la casa.

Los precios de los juguetes, tanto para varones como para hembras, sobrepasan los límites de la imaginación y más aún, el presupuesto destinado por sus padres con el cual le regalarían una alegría en la temporada decembrina, pero esto viene con un gran esfuerzo de los pures, pues la situación no está nada fácil. Un juguete por más sencillo o chimbo que sea no alcanza con el sueldo.

Los precios varían según la calidad y lo solicitado por el niño. Lo que sí es seguro es que un carro sencillo a control remoto, tapa amarilla, cuesta entre 12 mil y 18 mil bolívares. Esta misma realidad presentan las muñecas que dentro del empaque traen accesorios simples y que son usados para darle un cambio de imagen a la figura. El valor sobrepasa los 10 mil bolívares.