El pan casero se ha hecho muy popular en Suecia en los últimos años, tan popular, de hecho, que el país tiene su propio hotel para masas, un lugar donde la gente puede dejar su preciosa masa madre, sabiendo que va a ser atendida de manera adecuada hasta que regresen. No, no es una broma, ¡el lugar realmente existe! El primer hotel de masa madre de Suecia se abrió en 2011, en la panadería Urban Deli, en Estocolmo. Por un precio de 200 coronas suecas (unos 22 dólares) a la semana, se ofrecían a cuidar tu masa madre, si no podías hacerlo por tu cuenta.


central-1Mensaje por error reúne a dos extraños el Día de Acción de Gracias

El carajito Jamal Hinton fue el invitado a la cena familiar de esta abuela entrañable que mandó un mensaje de texto al número equivocado. Todo comenzó con un mensaje: “Vamos a celebrar el Día de Acción de Gracias en mi casa, el jueves 24 a las 3:00 pm. Avísame si vienes. Espero verlos a todos”, escribió Wanda Delch, una mujer que vive en Arizona, Gringolandia, en un mensaje que envió a su nieto, solo que lo mandó al número que no era. Tremenda caída la de esta doña y más salío el menor que al final fue pa’ la comelona.

 


central-2Restaurante decidió cobrarles de más a los votantes de Trump

Stella, uno de los restaurantes más populares en Iowa City, fue ferozmente criticado con cientos de comentarios negativos en sitios como Yelp y Google, por discriminar a los votantes de Trump cobrándoles más por sus consumos. Stella se encuentra en el condado de Johnson, que es uno de los 6 de los 99 condados de Iowa que votaron por Hillary Clinton en la recientemente concluida elección presidencial de Gringolandia. Donald Trump ganó en el estado de Iowa, y ahora, aparentemente, los propietarios de Stella quieren vengarse de quienes votaron por él, pidiéndoles que paguen una cuota de ingreso más alta, o el costo por cubierto. No quieren na’íta esta gente.


cierre-1Tipa completamente ciega teje suéteres increíbles

Hay personas que nacen con los sentidos mochos o los pierden en el camino. Ese es el caso de una pure que es ciega, pero no la limita a nada, hace unos tremendo suéter. “Un suéter tejido por mi madre completamente ciega (81 años). Llevó la cuenta de cada fila que terminaba de tejer, basándose únicamente en su memoria y cálculos. No sé nada acerca de tejidos, ¡pero esto es bastante impresionante!”, público la hija de la vejuquita en Twitter.