Un gol de pura leche de Sergio Ramos ha permitido al conjunto merengue empatar a uno ante el Barcelona en el Camp Nou, con lo que le dice chaolín al Clásico con los seis puntos de ventaja con los que llegó.

El equipo azulgrana de Luis Enrique Martínez pareció que se iba a llevar el triunfo merced a un tanto del uruguayo Luis Suárez a los 53 minutos, al rematar de cabeza un saque de falta del brasileño Neymar.

Pero el Real Madrid no se rindió y a los 90 minutos, otro lanzamiento de falta, en esta ocasión del croata Luka Modric, permitió a Sergio Ramos firmar el empate final.

Redacción