Tres chamitas de 10, 11 y 12, realizaban videos y fotos pornográficas con el permiso de su pure, quien cobraba en bolívares y en billetes de los verdes  por el beta .

La tía de las menores se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y discutió con su sangre, quien le poteó que sus hijas eran “modelos” y hacían fotos y videos pa’ adultos y les pagaban “muy bien”.

La tipa preocupada puso la denuncia ante la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), subdelegación Ciudad Guayana.

Posteriormente, los empartola’os del CICPC procedieron a arrestar a la progenitora y a Charvis de Jesús Campos Bellorín (29), evángelico, y propietario de Wifi_Venez, empresa que grababa y fotografiaba a las infantes. En el lugar los  bienvestidos lograron incautar cámaras, computadoras, fotografías, videos, ropa interior y trajes de baño de carajitas.