¡Choro que se coma la luz, choro que llevaba balas!.
Los azulejos no están comiendo cuento con nadie y mucho menos con el hampa organizada. Ayer en la madrugada, la Brigada de Reacción Inmediata (BRI) de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui), se echó al pico a Danny Rafael Lachea, apodado «El Guasón».
El patrón de los azules, supervisor agregado Antonio Briceño, dijo que la letra sobre la ubicación del tipo de 22 años de edad, la dieron los vecino de Los Potocos.
Los del BRI salieron a toda mecha hacia el barrio para enjaular al carajo, pero la sampablera ‘e plomo se encendió en menos de lo que canta un gallo.
Durante la lluvia de balas, a Lachea le explotaron el pecho. Por lo que soltó el arma de fuego tipo escopeta, calibre 16 que portaba.
Al notar que el malandrito estaba desarmado, los tombos lo encaramaron en la patrulla para trasladarlo hacia la emergencia del hospital Luis Razetti.
A las 5:00 de la mañana, entrompó la patrulla en el centro de salud, donde los doctores atendieron a Lachea. Sin embargo, el pepazo le reventó el corazón y peló gajo minutos después de su ingreso.
En el sitio del beta los efectivos dejaron presos a dos menorcitos de 15 y 16 años, quienes andaban calza’os con una escopeta calibre 12 y un severendo cuchillo.
El papá de los helados detalló que «El Guasón» estaba pira’o de los calabozos de la Policía del municipio Simón Bolívar (Polibolívar), desde el mes de julio cuando hubo la fuga masiva.
En el retén ubicado en Las Casitas, estuvo enjaula’o por el delito de robo.
De igual forma, Briceño poteó que el fritanga era el lugarteniente de Darwyn Moya (32), alias «El Tacupay».
Cuando los de Polianzoátegui acabaron con el fulano el 5 de noviembre en El Viñedo, «El Guasón» tomó las riendas del clan delictivo.
El grupo hamponil se dedica al homicidio, secuestro, extorsión, cobro de vacunas y robo de fincas.
Por otro lado, el papaúpa anunció la activación del Grupo de Búsqueda y Captura (GBC) del cuerpo policial, conformado por 25 funcionarios y con sede en el sector Oropeza Castillo.
Durante su estreno, dos hampones solicitados fueron dejados como papa en tenedor.
A los convives los identificaron como Alfonso José Perlaza Ramos (23), solicitado por el Juzgado Primero de Control de la capital por violación y Jesús Rafael Márquez (25), requerido por violencia.
«Le hacemos un llamado a la delincuencia para que se entreguen, al igual que sus armas. Sino iremos con bastante contundencia», sentenció Briceño.

Mujica