El malporta’o de 24 años sospechoso de cometer el atentado de Berlín, Anis Amri, se fue pa’l infierno durante un tremendo tiroteo en Milán y con su muerte se abren las interrogantes sobre cuál era su destino o sus contactos en Italia.

Un control policial rutinario, una casualidad, así aseguraron las autoridades italianas, acabó con la vida del principal costilla sospechoso del atentado contra el mercadillo de Navidad de Berlín en el que se echaron a 12 personas.

El ministro del Interior italiano confirmó ante los lenguas largas «sin duda» la identidad de Amri e informó de que el tiroteo se produjo a las 3:00 de la mañana (hora local) en el barrio milanés de Sesto San Giovanni, cuando el sospechoso fue parado por la policía nacional en un control de seguridad rutinario.

La patrulla formada por los panitas Cristian Novio, de 36 años, y Luca Scatà, de 29, pidió los documentos al tunecino que se encontraba solo en la explanada frente a la parada de metro de Sesto San Giovanni. El jefecito de policía de Milán, Antonio de Iesu, explicó que el carajo al pedirle sus papeles se volvió loco y sacó el arma del bolso pa’ darle matarile a la gente.