Al principio de su carrera, debido a su estampa de dos metros de altura y fortaleza en el brazo izquierdo, los scouts vieron a un abridor en el panita Elvis Araujo. El plan se mantuvo entre 2008 y 2012, hasta que su efectividad con la filial Clase A de los Indios de Cleveland fue de 5.00 en 135.0 innings. Hizo la conversión a relevista y así llegó a las mayores en 2015, con los Filis de Filadelfia, pero el siniestro volverá a iniciar encuentros, esta vez en Japón.

De acuerdo con un comunicado enviado por la agencia GB Sports Communications, los Dragones de Chunichi, equipo de la liga nipona de béisbol, quieren que el llave Araujo sea parte de su rotación.

“Ellos (Dragones) me hicieron dos propuestas, una como relevista y otra como abridor. Cuando estuvo con Cleveland mi rol fue de abridor así que ya es algo que conozco bien”, dijo el convive. “Pienso que debo trabajar ahora mucho más y cuidarme al máximo porque sé lo exigente que es una liga como la japonesa”.

La Tierra del Sol Naciente es famosa por exigirle más de 130 envíos a los abridores durante las aperturas, por eso no es de extrañar que Guillermo Moscoso, escopetero del Caracas, realice bullpens de 100 o más lanzamientos.

“No tengo miedo de ponerme a trabajar de esa manera”, afirmó Araujo, quien viajará el 24 de enero al país asiático.