Los panitas del sector Guaraguao, municipio Sotillo, están que lloran por el abandono en el cual los mandamás tienen a la zona.

Son varios betas que atormentan a los vecinos del lugar, como un coñazo de agua desbordada en las calles, carreteras destruidas, los malandros haciendo de las suyas y el bojote de zancudos.
El convive Juan Reinales  soltó el beta de que hay un bote de agua desde hace un poco e’ tiempo, tanto blancas como las llenas de guate, lo que ha deteriorado las carreteras, sobretodo las de la calle 12 del sector.

“Acá algunos vecinos hemos denunciado la avería en Hidrocaribe, pero no nos paran, hasta que les escribimos y metemos cartas, pero qué va”, comentó Reinales, quien además poteó que por la acumulación de cloacas y el charquero la vaina se ha minado de zancudos y algunos llaves se han visto afectados con enfermedades. Reinales además chismeó que el sistema de agua está más jodí’o que cochino en diciembre, porque es burda de viejo y los chivos de la alcaldía no se han preocupado en cambiarlo como es pa’ que funcione al pelo.

091-4

*Más vainas
Como si fuera poco el que las calles tengan semerendos huecos a todo dar, se suma la vaina del alumbrado público y los choros. Según la doña Carmen Luz, quien tiene muchos años viviendo allí, escupió que a parte de no tener un buen sistema de alumbrado público, los landros y lacritas de la zona hacen lo que les da la gana. “La inseguridad aquí está a millón. Le pedimos a la policía que se pase un poquito más por aquí, porque no la soportamos más”, dijo la pure. Asimismo, señaló que la estructura de la escuelita está en pésimas condiciones, y esperan por un proyecto desde hace cuatro años.

091-3

*A gritos
La gente de este barrio lo que busca es que los chivos les manden más policías para sentirse un poquito más a salvo de las ratas de la zona

*Olores
Lo que pega es la hediondez en las casas del sector, lo que es un “tripeo” cuando los panas van a comer.

 

Ramos