En una tragedia terminó la salida de un panita de 21 años a una fiesta y luego la ida para acompañar a unas amigas a su casa porque era de madrugada. Miguel Alejandro Gener Bolívar, quién era estudiante del cuarto semestre de ingeniería en mantenimiento en la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho (Ugma), recibió sendo pepazo en el pecho que le selló el pasaporte al Más Allá. Este betulio pasó en laTercera carrera de Pueblo Nuevo Sur.

*DE COMPAÑÍA
Según lo potearon familiares y amigos de Miguel Alejandro, aproximadamente a las 4:00 de la mañana el grupo fiestero caminaba por la Tercera carrera de Pueblo Nuevo Sur para acompañar a una de sus amigas hasta su casa.

Como entre la Octava y la Novena Carrera los chamos de la pachanga fueron interceptados por dos vehículos, uno de ellos un rústico marca Toyota, de donde se bajaron unos carajos y les dijeron que nada, que eso era un quieto. Como que uno del grupo de amigos supo quién era uno de los landros, porque lo reconoció y se supo que vive en Pueblo Nuevo Norte, pero igualito, el quieto siguió su curso con los dos hampa.

Cuando los choros iban a retirarse porque ya cargaron con lo que querían, uno de ellos se fue de salí’o y le dio un golpe en la cabeza a Gener Bolívar y le tumbó pa’l piso la gorra que cargaba. Cuando el joven se agachó a recogerla, el mal porta’o se picó y le entró el demonio, porque le propinó un disparo en todo el tórax para luego huir del sitio. El joven quedó allí y murió de una porque el plomazo le tocó órganos importantes.

*FICHA’O
Los panas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) iniciaron las investigaciones para dar con el paradero de los homicidas.  Al carajo muerto lo llamaban “Justin”, por cariño sus allegados. Los empartola’os del Cicpc tienen pilla’o a uno de los asesinos por la descripción que dieron las mismas víctimas. Los restos del joven fueron reclamados por los parientes en la morgue tigrense pa’ poder darle cristiana sepultura y llorarlo como era debido.

BRITO