El Ministerio Público acusó a Rousmerys del Carmen Rojas Rondón (22), por su presunta responsabilidad en la muerte de sus dos hijos de siete y cinco años de edad, hecho ocurrido el 16 de noviembre de 2016 en la población de Carúpano, municipio Bermúdez del estado Sucre. Por este caso también fue acusado Luis Moya (37), padrastro de las víctimas.

El fiscal 5º auxiliar del segundo circuito de esa jurisdicción, Wilfredo Monsalve, acusó a las dos personas como coautoras en el homicidio calificado por motivos fútiles y abuso sexual en perjuicio del niño de siete años. Adicionalmente, Moya fue imputado por violencia sexual en detrimento de la niña de cinco años; y la mujer por el delito de trato cruel respecto a ambas víctimas.