Lo que el año pasado era cola y cola para comprar la batería pa’l carro, hoy es un peladero de chivo porque nadie tiene las lucas para comprarse una.
En la Zona Industrial de Barcelona, el panorama de la Duncan es solo y triste en comparación con los meses anteriores, donde los panas que querían adquirir una bichita de estas, se veían obligados a madrugar con sus carros o durar hasta tres días en colita para adquirir una a un costo no tan duro pa’ el bolsillo.
Pero ahora, la cosa es distinta ya que los nuevos precios varían entre Bs. 56.384 y Bs. 134.176 para los carritos livianos, mientras que para los vehículos comerciales pesados es de Bs. 124.320 hasta 355.300, por lo que resulta casi imposible darse ese lujo.
“Es la primera vez que compro con los precios tan altos pero no se puede hacer más nada, hay que comprarlas así”, desembuchó el convive Luis Rodríguez que chismeó haber gastado Bs. 67.000 en su compra.
El llave Rodríguez, quien asegura que se vio en la necesidad de gastar esos realitos, dijo que los precios están iguales en la calle como en los mismos establecimientos.
“He comparado los precios en varios lugares y es casi lo mismo que comprárselas a un bachaquero”, soltó descontento el panita.