La Dra. Responde. Mi amorch lo que tienes es que guiar a ese hombre mientras te lo esté haciendo pa’ que de tanto beso, caricias y lenguetazos te haga explotar. Recuerda que esos comemuslos no son adivinos y de vez en cuando hay que orientarlos, porque no se las saben todas. Dejemos de creer que los hombres se las saben todas y comencemos a ser también las que llevemos la batuta en la cama.


imagen 1Mi jevo está planeando un trío, pero con sexo oral incluído y yo no quiero que otra chica me lo haga
La Dra. Responde. Mami eso es súper sencillo. Si a usted no le gusta eso pues dígale que no y listo. Lo importante es que te sientas cómoda en pleno machuque y dejes salir la gata que hay dentro de ti, sin pudor. Tu pechugo debe entender lo que te gusta y lo que no. Si te quieres sumar a un trío como una nueva experiencia ¡Hágalo! pero diciendo antes las cosas que permitirás y las que no y así disfrutarán los tres de una noche ardiente sin problemas.

 

imagen 3Los fines de semana nada que lo puedo hacer con ese hombre porque llega siempre palotea’o
La Dra. Responde. Mi reina que mal, es preocupante y todo. Lo primero que debes hacer es hablar con tu pechugo a ver qué pasa, y decirle que de vez en cuando le baje dos a la parranda. Recuerda que lo mejor de una relación es la comunicación y que mientras exista más confianza mejor podrán hablar de las cosas que les interesa. Sino pues dele unas vacaciones a la que te conté mientras tanto.

 

imagen 2No sé qué hacer con mi machuque pa’ que no me saque los trapitos justo en la cama
La Dra. Responde. Lindurita pues dígale a esa mujer que hay tiempo para todo, tiempo para comer, tiempo para pelear y tiempo para singar. Dígale que para hacer el amor no hace falta tanta guerra, sino disfrutar del sandungueo y el machuque entre ambos. Un datico, prueba de vez en cuando posiciones diferentes, léete el Kamasutra pa’ que esa mujer quede sin ganas de hablar y solo de gemir.