Este martes un niño de 11 años de edad se fue con los ángeles.

Contaron los chismosos, que el menor se encontraba en su choza ubicada en el sector Colinas de Valle Verde de Puerto La Cruz, cuando le llegó la muerte.

Presuntamente, el chamo se acostó en un chinchorro a jugar y en una de esas se enrrolló en el coroto. Nadie le paró pelotas y se asfixió dentro de la hamaca.

Los familiares lo trasladaron hacia la clínica Jesús de Nazareth, ubicada en Guanire, pero ya estaba muerto.

El cuerpo fue llevado, posteriormente, hacia la morgue del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses de Barcelona.

MUJICA