La madrugada de este viernes, la justicia se coronó en la capital, luego de que  papitos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), se la cortaran a sendo choro. Johnny Jesús Macuare Solórzano, apodado “El Macuare” y líder de la banda homónima, se echó plomo con los pavos de la Brigada Contra Robos de la subdelegación Barcelona.

*EL CUENTO
Dijeron las malas lenguas que, los enflusa’os le metían la lupa al bojote ‘e denuncias recibidas por hurto. En las investigaciones señalaban a “El Macuare” y su combo como principales autores, por lo que fueron en búsqueda del  fulano pa’ engancharlo.

Tras varios allanamientos ubicaron al convive en la vereda 34, sector 1 de Tronconal III. Las pepas sonaron de una. Johnny Jesús recibió a tiros a los empartola’os, quienes sacaron sus bichas reglamentarias para neutralizar la comida de luz.

Luego de sostener un  tranca’íto, el maleante cayó gravemente herido, siendo trasladado a la emergencia del hospital Luis Razetti. A las 5:33 a.m, ingresaron a Macuare Solórzano al centro de salud; sin embargo, quedó frito posteriormente, debido a los cuatro balazos que recibió en el pecho, barriga y costado izquierdo.

Se supo que los encorbata’os lo estaban cazando desde hace varios años, ya que era un reconocido azote. En el lugar del show, el trabajo del Cicpc fue reconocido por los habitantes, quienes entre aplausos y gritos agradecieron que sacaran del juego al delincuente.

“Ese me robó ayer”, dijo un viejito desde la ventana de una casa. La lista de delitos que abrigaba a “El Macuare” resalta seis expedientes por hurto, uno por robo y otra más por homicidio.

Por este último delito, azulejos de la policía estadal lo zamparon en el bote, el pasado mes de noviembre, ya que cargaba a cuestas una solicitud ante el Juzgado Primero de Control de Barcelona de fecha 10 de abril de 2014.

Con el chuleteo de este tipo, el grupo delictivo quedó echo trizas. Anteriormente, el Cicpc apresó a “El Macuarito”, “Tomasito” y “El Huevito”, integrantes de la banda.
Los chismosos comentaron que solo hay una joyita en fuga, pero los científicos no tardan en atraparlo.
Asimismo, el Eje de Homicidios colectó en el sitio un revólver marca Taurus calibre 38, cuatro casquillos y dos balas del mismo calibre y cinco conchas 9 milímetros.