Tremendo beta entre un paco y un supuesto landro se dio a conocer este sábado.

El muertico, quien en vida, según contaron por ahí, era una lacra, se llamaba Anyer Javier Martínez, quien apenas tenía 18 añitos.

El rollo que tal pasó en la mañana de ayer aproximadamente a las seis de la mañana, por el sector Las Charas, zona alta del municipio Juan Antonio Sotillo.

El cuerpo de la mortadela presentó dos pepazos en el pecho, según señalaron los familiares.

Martínez trabajaba en la construcción de un edificio ubicado en el casco central de Puerto La Cruz. Vivía con su jevita, con quien tenía una relación de tres años y quien ya llevaba un bollo en el horno con tres meses de gestación.

*EL CUENTO
La vaina parte de que hace cinco meses al panita Javier lo agarraron preso, porque según contaron los chismosos, el carajo junto a otras lacras habían robado unas vainas a la familia de un tombo, por lo que éste al enterarse de que al carajito lo dejaron libre, se llenó de arrechera y lo buscó pa’ darle matarile. El viernes el refrito estaba en una rumbita por Los Junquitos, cuando iba de regreso pa’ su casa en Las Charas, se encontró con el municipal quien estaba cazándolo pa’ cobrar venganza.

Algunos chismosos del lugar, potearon que el dizque malandro amenazó al paco, a lo que éste respondió con tiros. Los familiares del quebra’o piden justicia, ya que dijeron que el pana era inocente.

Ramos