La gringa Serena Williams no puso la cómica ante su hermana mayor Venus Williams, y se alzó con el campeonato en el Abierto de Australia para comenzar por todo lo alto su paso por los eventos del 2017.

El éxito de la norteamericana se dio tras triunfar por 6-4 y 6-4 en el partido decisivo. Williams cayó al suelo, con las manos en el aire y los ojos abiertos, antes de felicitar a su pariente por inspirar su carrera.

«Es una persona asombrosa, no hay forma de haber ganado el vigésimo tercero sin ella», dijo Serena, sosteniendo la Copa Memorial en la ceremonia de premiación. La estadounidense tuvo que jugar su mejor tenis para vencer a Venus, y recibir así el apoyo del público en la Arena Rod Laver de la ciudad australiana.

*OTRA HAZAÑA
El séptimo cetro de la estadounidense en Melbourne Park lo consiguió con agresividad en la red frente a un revés de defensa desesperado de su oponente. Vale referir que tras su conquista arribó a 23 títulos de Grand Slam para superar a la alemana Steffi Graf (22) y quedar a uno de alcanzar a la máxima ganadora en eventos de este tipo, la australiana Margaret Court quien es la más exitosa en esta rama con 24 triunfos. Por si fuera poco Williams estará de vuelta en la cima del ránking mundial, que tenía como puntal a la alemana Angelique Kerber.