Sus días de malandre’o, llegaron al final. En horas de la madrugada de ayer, comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), sostuvieron un tranca’íto en el sector Tronconal II.

El intercambio de cohetazos dejó como saldo un choro menos, en la capital. Desde hace varios meses, los pavitos de la subdelegación Barcelona  le metían la lupa a varias denuncias por robo y hurto registradas en el barrio.

Las investigaciones de campo realizadas por los papirrukys, arrojaron la identificación del líder de la banda señalada por los betas. Daniel Rafael Lárez López, apodado «El Daniel», era el objetivo a enganchar.

Tipo 5:00 a.m, los enflusa’os entromparon en Tronconal. En plena calle estaba la joyita de 39 años, quien según relataron los chismosos, sacó una bicha cuando vió a los petejotas.

Lárez jaló el gatillo contra los bienvestidos y encendió la mecha de los fuegos artificales. Mientras soltaba pepas, el sujeto marcó la milla de la vereda 60 y se metió pa’ su casa, desde donde continuó accionando una escopeta calibre 12 milímetros.

Al cabo de unos minutos, cesó el fuego. Daniel Rafael, quien había sido herido por las balas empartoladas, cayó desarmado. Desde las ventanas, un montón de vecinos pillaron cuando los niños bonitos cargaron con él hacia una patrulla.

La situación fue apludida por la comunidad. El baleado fue trasladado hacia el hospital Luis Razetti. El pechero que recibió, lo dejó frito. El abatido estaba súper raya’o por hurto, aprovechamiento de cosas provenientes del delito y droga.

Asimismo, estuvo encerra’o en la mayoría de las canas de la zona metropolitana y era vinculado a cuatro casos de robo. La familia de Lárez admitió que era landro y se metía sus pases, pero negaron que se haya enfrentado a los encorbata’os.