El FC Barcelona vuelve a jugarse  hoy una nueva opción en La Liga. La historia se vivirá otra vez, en su casa cuando intenten pasarle por encima al Athletic de Bilbao, en la fecha 21.

Iniesta y Busquets ya entrenan con el resto de sus compañeros, pero su convocatoria podría considerarse apresurada en vista de lo que se viene. Con la Liga en el primer plano, la Copa el martes y el billete a la final prácticamente en la mano, y con la Champions la semana siguiente, es necesario que tengan a todo el grupo activo.

“Si no hago rotaciones no llegamos al 15 de febrero”, proclamó Luis Enrique tras la victoria de su equipo en el Vicente Calderón.

Un rival de cautela
El Athletic de Bilbao no gana en el Camp Nou desde el 24 de noviembre de 2001 y acumula 12 derrotas consecutivas en La Liga, no habiendo puntuado desde la temporada 2003-04. Es un rival que se le suele dar bien al Barça en el estadio.

El equipo de Ernesto Valverde, pelea por entrar en plazas de Europa League y acumula cinco jornadas sin perder.  Recuerda, además, el duelo copero de enero que para el Barça no fue un paseo, y que sirve de aviso en toda su extensión, provocando que el campeón deba regresar al equilibrio en su alineación.
La decisión de Luis Enrique será determinante.