Los convives de l sector  Cerro Blanco, ubicado en la vía Los Potocos – Caigua, cerraron la carretera por más de dos horas para solicitar solución al problema que presentan las tuberías  que suministran agua al sector, que se encuentran dañadas desde hace cuatro años.

Los panitas informaron que las 500 familias que habitan en el lugar se ven en la necesidad de comprar cisternas de agua que les cuesta un ojo de la cara, y muchos no pueden pagar debido a que llenar cada tambor les cuesta hasta 800 bolos .

Asimismo, detallaron que la comunidad contaba con un camión cisterna, pero que los choros del consejo comunal lo desperolaron para agarrarse las partes. Además, denunciaron agresiones por parte de los polis durante la protesta pacífica.

Por su parte, el Director Territorial de Caigua, Óscar Arangure, informó que que para los próximos días la alcaldía prestará apoyo con cuatro camiones de agua, por lo que pidió paciencia ya que según alegó, los llenaderos de Barcelona no cuentan con el vital líquido, y por ello están en la obligación de dirigirse a Puerto La Cruz a buscar el suministro.
ROSMARY AGUIRRE.