Un betulio bien extraño ocurrió el sábado en la noche por la avenida Centurión, Nueva Barcelona. Allí, se echaron a un chamo que quedó identificado como Abraham José Torres Guarepe (22).

A este pana le sellaron el pasaporte con par de tiros que lo dejaron frío. En el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), aguardaban los parientes bien afligidos mientras se dedicaban a arreglar el papeleo de siempre en estos casos

*Taximán
Francisco Campos, tío del occiso y dirigente social del barrio Campo Claro, dijo que su sobrino era ayudante de obrero en la industria de Alimentos Súper S, pero que llevaba como mes y medio sin laborar por paralización de la producción.

El hombre dijo que el muchacho andaba por la Centurión el sábado con un pana y que parece que habían tenido problemas con unos taxistas que cubren una línea en esa zona; entre Nueva Barcelona y el centro comercial Neverí Plaza. Los choferes agarraron al chamo, lo entraron a golpes y tiros, y lo dejaron pega’o allí.

El otro panita logró escapar. La motonave en que iban ambos terminó prendida en candela porque los taxistas le echaron gasolina. Luego, se fueron de allí. Según contó el señor, los carajos que hicieron esto estaban en un carro pequeño azul. No supo decir si era un Hyundai Getz o un Ford Fiesta, de los compactos.

*¿Un quieto?
Por allí un patriota cooperante soltó que el chamo muerto en realidad era un landro que se la pasaba en motonave con su compinche pegando quietos. Ese sábado, le fueron a caer a unos choferes de taxi, pero estos se defendieron y lincharon al pana. El otro, se pudo escapar como pudo. Los panitas del Eje de Homicidios del Cicpc levantaron el cuerpo de la zona pa’ que lo reclamaran en el Senamecf tras los estudios forenses necesarios.

CARLOS