A los chamitos les encanta cantar, bailar, hacer manualidades, jugar con sus amiguitos, y sobre todo, disfrazarse. A través del trajes,los carajitos pueden convertirse en su personaje preferido por un día. Los dibujos animados y los superhéroes imponen la moda; sin embargo, una buena alternativa de cara a estos carnavales es que los más pequeños prueben a elaborar disfraces caseros. Disfrazarse es toda una experiencia para los más pequeños. Viven con emoción e intensidad la llegada de los carnavales.

Niños y vejucos tienen suficientes motivos pa’ pasarla bien en la pachanga más divertida. Lo primero que hay que pensar es el número de panitas que van a acudir al merequetengue pa’ que hagas o compres las invitaciones con motivos festivos. Es fundamental para que la fiesta  se identifique como una celebración de carnavales. No hace falta un bojote ‘e plata, se puede decorar el rancho con flores en papel crepé, serpentina e incluso elaborar guirnaldas sencillas de máscaras de carnaval. Pa’ culminar, como consejo, una propuesta pa’ amenizar la fiesta sería realizar un concurso de disfraces y que los niños elijan su preferido o hacer una fiesta temática, es decir, de príncipes y princesas, de animales, de superhéroes, entre otros.

*EL EXTRA.
Entre la papa y los disfraces se pueden poner en marcha actividades infantiles como cantar canciones de carnaval o elaborar manualidades infantiles. Y como todo buen disfraz debe ir acompañado de una divertida máscara o un antifaz, nada mejor que los niños elaboren su propia máscara manual de carnaval. La máscara es el elemento indispensable par’esta pachanga. La magia del juego consiste en descubrir quién es quién. Se acercan los Carnavales y es hora de montarse pa’ organizar una original fiestecita.