No siempre estar pegados piel con piel es excitante, también el poner a volar la imaginación mientras lo estás haciendo en pareja. Esa es una de las ventajas del sexo telefónico. Le puedes echar una llama’íta a esa jeva y preguntarle qué es lo que carga puesto y motivarla poco a poco a que se vaya desvistiendo mientras se masturban en pareja escuchando sus voces llenas de deseo y placer. ¡Pruébalo!

breve 1

Sin querer le mandé un mensaje erótico a la esposa de mi pechugo y me tiene acosada

La Dra. Responde.  Ay muñeca, de verdad que esos descuidos salen muy caros. Vas a tener que buscar cambiar de línea o tratar de comunicarte con ese jevo por otros medios mientras se resuelve ese rollo. Evita verlo por unos días aunque te estén matando las ganas, porque no vaya a ser cosa que la tipa lo tenga vigilado y te quiera armar un peo en la calle. Suerte mi amor.

 

Por más que quiero a mi hombre no me da duro como me gusta 

La Dra. Responde. Belleza pues enséñele a ese hombre a mover esa maraca como tiene que ser pa’ que no quieras mandarlo pa’l co. Si te gusta bastante tiene que existir la comunicación entre ambos pa’ que lleguen a un acuerdo. Nadie nace aprendido mi amor, todo lo que no se sabe se aprende, ahora si no te gusta lo suficiente puedes reemplazarlo por otro papacito por ahí.

 

breve 3

Me la cogí frente a mi hermano y ahora me confesó que ella le gusta

La Dra. Responde. Mi lindo esas cosas no se hacen porque son mucha tentación, así le estarías dando a esa mujer de duro que despertarte ese deseo sexual en tu hermano. Bueno está bien que te lo haya confesado porque denota que no quiere ocultarte nada, y te habló con sinceridad. Así no te enteras por otro lado de las cosas.

 

 

breve 4Salgo con un macho casado, pero quiere someterme como a la legal ¿Qué me dices?

La Dra. Responde. Amiga pues ese sí que está como desubicadito en su vida. Habla claro con ese macho y dígale que él tiene a su mujer en la casa y que el puesto de amante es pa’ compartir mensajes picantes y sandunguear rico, porque nos encanta lo prohibido. Él no está en el derecho de someterte, tú aún tienes la libertad de hacer lo que quieras, recuerda que si te dejas montar la pata luego no te vas a poder zafar.