Dos convives resultaron arrestados luego que los pavitos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), se lucieran con un procedimiento, ayer en la mañana.

Contaron las malas lenguas que, los enflusa’os tenían un repertorio de denuncias por mala práxis, al menos seis personas fueron hasta la sede de los petetes y expusieron los delicados casos.

De una los bienvestidos se pusieron a buscar a los señalados, dando con el paradero de estos en el callejón La Esperanza del sector Guaratal, municipio Sotillo. En el sitio engancharon a José Manuel Salazar y Alberto Blanco Sánchez, quienes se hacían pasar por médicos para realizar procedimientos estéticos.

Supuestamente, ofrecían servicios de aumento de glúteos a bajo costo. El beta es que no inyectaban un producto permitido legalmente, sino que le ponían silicona en las nalgas a los clientes. La irresponsabilidad de los doctores causó que las cuerpas de las personas sufrieran daños severos. Incluso, una de las chicas estafadas se encuentra hospitalizada ya que tiene huecos en la colita y la sustancia se le regó.

 

Mujica