La mami Serena Williams nos dejó con la boca abierta, pero no por un buen partido de tenis sino por mostrar buena parte de su cuerpa.

La edición de la revista de Sport Illustrated Swimsuit,  sacó a la luz su lado más sensual y se mostró posando en una playa paradisíaca.

A los 35 años, la morenaza, actual número uno del mundo, que venció a su hermana Venus en la final del último Abierto de Australia, demostró estar más buena que bomba rellena.

“Nunca he llevado un bikini de tanga, así que para que ser mi primer disparo fue como un disparo de café expreso para mí porque tuve que despertar de inmediato. La tanga es perfecta, realmente me hizo sentir cómoda. Soy oficialmente una chica de tanga ahora”, manifestó.