Debido al número de muertes e intoxicación por el consumo de la yuca amarga, es importante aprender a distinguir entre ésta y la dulce para evitar pasar por algún sustico.
Aunque la mayoría de las personas han dejado de consumir este tipo de verdura por miedo o desconocimiento, a la hora de ir al mercado es importante recordar que, aunque ambos tubérculos son bastante parecidos, su principal diferencia está en la corteza de la amarga la cual es más gruesa que la dulce.

Como la mayoría lo sabe, la tonalidad de la yuca dulce es blanquita y se ablanda mucho más rápido que la amarga, que a diferencia de la otra suele adaptar un color amarillento.
Se pueden diferenciar también por su concha y su tallo. La amarga tiene el tallo de color rojo y lleva un buen rato poder quitarles toda su envoltura. Además de revisar tu compra para detectar por tu cuenta cualquier irregularidad, Inés de Caña, una usuaria del mercado municipal de Puertorro, recomienda adquirir este tubérculo mediante los vendedores de confianza o que te aseguren la calidad del producto que te ofrecen, por lo que ella tiene añales comprándole al mismo tipo. “Si el cerciorarte tú mismo de que el producto es bueno, el recibirlo de alguien conocido te hace sentir más seguro y eso es importante. Hay que estar pilas con respecto a eso”, desembuchó la señora. Y. tiapa


Tremendo plantón

foto del día
Senda cola era lo que había, en pleno mediodía, desde el crucero de Lechería hasta toda la avenida Principal. Toda la gente del tráfico tenían un cañón en vez de cara y todo lo que se escuchaba, en el desbarajuste, eran las cornetas de los vehículos de cuatro rueditas.