Los panitas del barrio José Antonio Anzoátegui, conocido como Molorca, en Puerto La Cruz, vienen presentando fallas en el suministro de agua potable. “Solo disfrutamos del vital líquido cuando llueve”, “No podemos vivir como personas normales”, son algunas de las cosas que dicen los vecinos de la comunidad, donde habitan al menos unas 200 familias que actualmente se ven afectadas.

La pure Isabel Blanco, quien tiene toda su vida viviendo en el lugar, de-sembuchó que al principio el problema era solo de intermitencia, pero que últimamente pasan hasta semanas sin recibir una gota. “Es preferible esperar la llegada de las lluvias antes que la gente de Hidrocaribe nos solucione”, soltó la señora.

*otros betas
Escabiosis, picazón, dengue y paludismo, son algunas de las enfermedades que, debido a la falta de mantenimiento, ha generado el canal que recorre toda la calle principal de la zona.

Según el testimonio de varios vecinos, la mayoría de los guarichos padecen malestares relacionados a este tipo de afecciones, por lo que se han visto en la necesidad de pedir ayuda tanto en la alcaldía como en la gobernación, pero nadie les ha dado respuestas.

“No tenemos ninguna calidad de vida, en todas las calles hay un plaguero y dentro de las casas es peor. No es posible que tengamos que pasar por todo esto cuando ni siquiera se consiguen medicamentos”, dijeron.

*peticiones
Debido a la proliferación de plagas, los habitantes exigen la presencia de la gente de Malariología o cualquier ente pertinente que pueda beneficiarlos con jornadas de fumigación, así como con el saneamiento del canal que, según ellos, es el principal foco de contaminación que posee la comunidad.