El Real Madrid puso la cómica al caer ayer 2-1 ante el Valencia. El primer tanto lo anotó el Valencia a los cuatro minutos. Una jugada que nació en un saque largo de portería de Diego Alves, seguido de un servicio medido de Munir para Zaza, que controló de espalda y, tras darse la media vuelta en las narices de Raphael Varane, batió a Keylor Navas con un disparo al poste lejano.

Minutos después, con Marcelo perdido en la zona de ataque, Nani se coló por la banda y sirvió un centro a Orellana, para que éste se internara en el área y con un disparo raso pusiera el 2-0 entre las piernas del tico Navas.

Los blancos se llevaron varios sustos, y Keylor tuvo que saltar repetidas veces para evitar que los locales elevaran la ventaja. La angustia aumentaba conforme se acercaba el final de la primera parte hasta que en el minuto 42 Cristiano Ronaldo asomó la cabeza. Un balón perdido por Orellana en una zona comprometida acabó en un centro de Marcelo al luso, que con un cabezazo soberbio puso el 2-1, antes del medio tiempo.

*Ocasión
El partido se tornó más agresivo en la segunda parte e inevitablemente, llegó la polémica cuando Sergio Ramos propinó un pisotón a Munir en el borde del área. El italiano quedó tendido y Mestalla entero pedía penal, pero el árbitro no lo concedió.