Robos y más robos es lo que denuncian los panitas del sector Sierra Maestra, en Puerto La Cruz.

La señora Anaís Rosillo, quien tiene unos 36 años viviendo en el sitio, desembuchó que está cansadita de los robos que se vienen incrementando desde los últimos meses del año pasado pues, según ella, nadie puede andar solo porque algún motorizado los roba, sea de día o de noche.

“En la madrugada todos estamos pendientes por si tratan de meterse, la cosa empeora cada día porque nadie les hace nada”, soltó la pure, quien además chismeó que el último beta  ocurrió el pasado lunes, cuando uno de sus vecinos se dirigía hacia su chambita y, al estar esperando el autobús, un choro motorizado lo dejó sin nada.

Rosillo solicitó a los panitas uniformados que se dieran una vueltica de vez en cuando para que ella, junto con toda la cuadra, puedan sentirse un pelo más segura y tener cancha libre para sentarse en la puerta de su jacal y estar pendiente de cualquier cuestión que pase.

031 (2)
*Servicios
Por si fuera poco, los panitas de la parte alta de la comunidad, donde habitan unas 300 familias, dependen de las bombas eléctricas para poder disfrutar del suministro de agua potable.

Según Félix Espinosa, uno de los afectados, la gente se surte con el vital líquido solo una vez a la semana, ya que no cuentan con suficientes artefactos para abastecer a toda la comunidad. “En mi casa solo recibimos agua los domingos y tenemos que llenar cualquier cantidad de envases, así que si me provoca bañarme dos veces al día no puedo”, soltó el hombre. Dijo que debido a la falta de mantenimiento que tiene el sistema de cañerías se han generado numerosos botes de agua que vienen deteriorando toda la vialidad.

031 (1)

La mayoría de los vecinos del sector se quejan de recibir la bolsa de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) únicamente cada tres meses, ya que según ellos aparte de no ser consecuentes, solo les traen cinco productos y a veces se las han vendido a sobreprecio.

Y. Tiapa