En un recorrido realizado por el combito de Hora Sero se pilló que la mayoría de los comerciantes en el casco central de Puerto La Cruz se lanzaron una de enratonados y no abrieron.  Sotillo amaneció con muchas santamarías abajo y nei de buhoneros en las calles, al parecer quienes venden perros calientes, empanadas o tequeños aún andan rasca’os por ahí.

Algunos que tal de los establecimientos que sí abrieron sus puertas al público, entre ellos Juan Rizales, lanzaron que estarían laborando hasta horas del mediodía, ya que no estaban vendiendo nadita  pa’ lo que les costaba ir pa’ allá y laborar.

“Hay muy poca gente en la calle. No hemos vendido nada hoy, por eso trabajaremos hasta temprano”, sostuvo Rizales.

Asimismo, el comerciante Carlos López dijo que había sido escasa la clientela que se acercaba a su negocio, pues incluso esta no compraba nada. Además, López agregó que temía que los chorilandros hicieran de las suyas.

G. Ramos

Comercios - Dorwis Gómez (21)