Los pacos de Berlín potearon sobre el quinto caso, desde diciembre, en el que un hombre encaramado en una bicicleta le lanza ácido a la cara de mujeres jóvenes.

El último ataque se dio la noche del lunes, cuando un ciclista disparó una pistola de agua con un ácido, aún no identificado, a la cara de una joven de 27 años, que tuvo que ser atendida en un centro hospitalario por heridas en los ojos.

La policía investiga si estos hechos guardan relación con otros similares sucedidos también en la capital alemana entre diciembre y enero. Los casos tienen en común la zona en la que han registrado, el “modus operandi”, el empleo de una bicicleta y lanzando ácido con una pistola de agua, que han sido de noche y el perfil de las víctimas, mujeres de entre 27 y 30 años.

Los primeros dos casos se produjeron el 7 de diciembre; seguidos, tan sólo un día después, por un nuevo ataque. En enero se cometió una nueva agresión con este mismo patrón. En al menos uno de los casos, los investigadores han identificado el líquido empleado por el atacante como ácido de batería.