Montarse por la acera le costó la vida a Jhonny Celestino Guzmán González. El llave de 46 años de edad, fue asesinado a golpes por sus compañeros de celda, tras presuntamente comerse la papa de sus colegas.
El beta se registró dentro de los calabozos de la Policía municipal de Peñalver (Polipeñalver).
La hermana del tieso, Eyiamir Guzmán, explicó que no le pudieron llevar comida, ya que maíta está súper enferma y es quien cocina.
Expresó que su hermano empezó a tumbarle las viandas de los reos, entre ellos la del “pran”.
Los presos al notar la comida de luz vertieron laxante en uno de los almuerzos choreados por Guzmán,  destapándole la cañería.
En una de sus idas al baño, fue emboscado por los presidiarios quienes le dieron un tunda. Las fracturas en el coco, abdomen, pecho y costillas, le causaron la muerte.
La mujer destacó que su pariente estaba guarda’o en Polipeñalver por el delito de estafa. Hace ocho meses pagaba cárcel sin ser procesado, ya que supuestamente estafó a los habitantes del sector Parcelamiento de El Tejar, con la venta de bolsas de comida.
Mujica