El mandamás de gringolandia, Donald Trump, aseguró que su predecesor, Barack Obama, está detrás de las filtraciones y protestas contra él, aunque reconoció que tiene un problema transmitiendo su mensaje. “Creo que Obama está detrás de ellas, su gente está sin duda detrás” soltó el billetú’o sobre la tecla que le tocaron.

Trump dijo que tienen “algunas ideas” sobre quién o quiénes están soltando la lengua con la prensa sobre el funcionamiento de la nueva Casa Blanca o de algunas agencias del Gobierno.

El gringo mayor también poteó que mandó a revisar los teléfonos de su personal para confirmar que las filtraciones no venían de su departamento. Reconoció que su “mensaje no es bueno” y se da una calificación “C o C+” (un aprobado raspado), pero considera que tiene una A (sobresaliente) en “esfuerzo” y “logros”.