Aún en pleno rodaje de “Primal”, película en la que se mete en el papel de un cazador de animales salvajes para zoológicos, el panita Nicola Cage insinuó que en “tres o cuatro años” abandonará la actuación y tomará un lugar detrás de cámaras como director, como lo hizo en 2002 con la cinta Sonny.

Cage sobrino del reconocido director el convive Francis Ford Coppola, adoptó un nombre artístico en honor a un superhéroe, para que no lo relacionaran con el apellido familiar ligado a grandes personalidades de Hollywood siempre se hizo fama de antiestrella, título que al comienzo no era para nada negativo, cuando brilló en cintas tan exigentes como “Birdy” (1984), dirigida por Alan Parker “The Wall”, en la que el convive se mete en los zapatos de un excombatiente de Vietnam con un trastorno que lo hace creerse un pájaro.

Vino luego “Hechizo de luna” (1987) la comedia romántica, junto a Cher, a la postre ganadora del Óscar a mejor actriz principal, que lo impulsó al Olimpo de las grandes estrellas y que le permitió desarrollar recordados personajes en películas de gran factura como “Raising Arizona” (1987), escrita y producida por los hermanos Coen; “Corazón salvaje” (1990), de David Lynch, “Adiós a Las Vegas” (1995), con la que alcanzó su graduación como actor, tras ser merecedor del Óscar a mejor actor principal, y la inolvidable “El ladrón de orquídeas” (2002), junto a Meryl Streep.

El llavecita Nicolas Kim Coppola o Nicolas Cage nació en Long Beach, California, hace 53 años. Hijo de August Floyd Coppola, profesor de literatura, y Joy Vogelsang, bailarina y coreógrafa. Pa’ que no lo relacionaran con el clan familiar Coppola y poder hacer una carrera por su cuenta, tomó su nombre artístico en honor del superhéroe de Marvel Luke Cage.