Luego de que el panita Mohamed Salah se lesionara en la final de la Champions el pasado 26 de mayo, el jugador aún no está  en condiciones para jugar en el debut de Egipto ante Uruguay en la Copa del Mundo.

El doctor del combo, Mohamed Abouelela, desembuchó que el futbolista “quizás pueda arrancar como suplente, pero la decisión definitiva aún no ha sido tomada”.

El convive Salah se dedicó a trotar durante 30 minutos el lunes, al tiempo que sus compañeros se entrenaban en el mismo campo en Grozny con miras al partido en Ekaterimburgo.

“Está cumpliendo sesiones (de fisioterapia) en su hombro y trabaja en el gimnasio”, sapeó el gerente de la selección Eihab Leheita, con esperanzas de ver al delantero ante la celeste.

El choque contra Uruguay está pautado para el próximo viernes

Agencias