Este es Rubble, un gato de Exeter, Inglaterra, que se cree que es el gato más viejo del mundo tras celebrar su 30º cumpleaños. Rubble y su dueña, Michele Foster, han sido los mejores convives desde que se lo regalaron en su 20º cumpleaños, en mayo de 1988.

Michele cree que el secreto de la vejez de Rubble es que lo trata como si fuera un niño, ya que ella nunca tuvo carajitos. Así que Rubble recibe todos los cuidados y atenciones. “Es un gato encantador, aunque algo gruñón ahora en su vejez,” poteó. “Tiene mucha vida, pero no creo que busquemos conseguir el Record Guinness, ya que no creo que le gustara que viniera mucha gente a verlo. Ahora es mayor y no le gusta el exceso de atención o que le molesten. Preferiría vivir su vejez en paz.”

Según los libros de récords, el gato que más vivió es Creme Puff, nació el 3 de agosto de 1967 y vivió hasta el 6 de Agosto de 2005, 38 años y 3 días. A Rubble aún le queda mucho, pero Michele ya está orgullosa de él. Recuerda claramente cuando ella misma cumplió 20 años y conoció a su querido amigo. “Era parte de una camada que tuvo una amiga de mi hermana, y yo me acababa de ir de casa. Vivir sola me estaba costando, así que me regalaron un gatito. Es muy leal. Solíamos vivir en Londres y nos movíamos mucho.”