Un convive en Nigeria, llamado Azubuike, le había prometido a su pure que le regalaría una elegante nave que además fuera veloz, pero la muerte lo sorprendió antes que pudiera recibir el automóvil.

Como quería cumplir su promesa, Azubuike se gastó 85 mil dólarucos en un BMW color plata, aunque a su padre ya no le servirá, a menos que pudiera hacer el viaje al más allá en él.

En forma de despedida, este hombre decidió usar el coche como ataúd, y en él, sepultó a su papá, lo que, claro, implicó cavar una enorme tumba pa’ que pudiera entrar el cadáver en su vehículo.

Una fotografía del momento en que se realizaba el funeral, se ha vuelto viral, ya que no es muy común el que a alguien lo sepulten en un auto nuevo y menos si es un BMW de 85 mil verdes.

funenbmw

Esto sucedió en Ihiala, en Mbosi, una pequeña aldea de Nigeria, donde los problemas de pobreza son comunes, por lo que varios vieron esto como un acto inconsciente, al derrochar miles de dólares, que terminaron sepultados.