Es verdad que algunas frutas contienen mucha cantidad de azúcares y estos engordan. Pero, los panas que si saben de eso señalan que hay que aprender a distinguir entre las buenas y las malas.

En sus directrices, pa’ adultos y niños, la Organización Mundial de la Salud distingue dos tipos: los intrínsecos y los libres.

Las intrínsecas son los que se encuentran en las frutas y las verduras enteras frescas, mientras que las libres incluyen los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta.

La OMS recomienda reducir un 10% su consumo, ya que están relacionados con problemas como la obesidad y dolencias como la diabetes.