Entre llanto, con la voz entrecortada y con un profundo agradecimiento hacia el Flamengo, el equipo que le vio crecer como profesional, el chamito Vinicius Junior se despidió este lunes del club más popular de Brasil y se mostró ansioso por su llegada al Real Madrid.

«Hoy me estoy despidiendo del club que tanto amo», ahora «voy detrás de más sueños en mi vida. Salgo feliz y honrado», cantó en rueda de prensa el joven delantero, fichado por el equipo español durante la temporada pasada por 45 millones de euros.

El panita agradeció al combo directivo del Flamengo, a los profes que lo han formado desde los 10 años de edad cuando entró al club y que han creído en su potencial, y a sus aficionados que «siempre» le han apoyado y está seguro, dijo, «de que van a seguir haciéndolo».

El delantero, que cumplirá 18 años el 12 de julio y quien desde menorcito se ha revelado como una promesa del fútbol, se mostró seguro de su potencial y señaló que llevará el equipaje «lleno de experiencias, alegría y mucha gratitud».