Tiene cuatro paredes, una puerta, ventanas, un techo y una chimenea pero es invisible a simple vista. La «casa más pequeña del mundo» se mide en micras y extiende los límites de lo infinitamente pequeño.

Este es uno de los proyectos estrella del Instituto FEMTO-ST de Besançon, en el este de Francia, digno heredero de la tradición relojera de esta ciudad.

Ancho: 10 micras. Largo: 20 micras. Alto: 15 micras. Estas son las dimensiones de esta microcasa del departamento de nanorrobótica del Instituto FEMTO-ST.

Esta proeza tecnológica es «más pequeña que el diámetro de un vello del brazo», explica uno de sus creadores, Jean-Yves Rauch. ¡Naguara!