La selección colombiana está burda de preocupá’ y está rezándole a cuanto santo conocen pa’ que el pana James Rodríguez se recupere de la lesión que sufrió en el choque contra Senegal.

Los batas blancas darán su veredicto mañana. El mediapunta lleva varios meses con una molestia en el sóleo de la pierna izquierda.

Chivos de la Federación tienen las manos en la telba porque según los chismosos el beta es grave y podría perderse el resto del Mundial. A Rodríguez se la hará en las próximas horas una resonancia para ver el alcance de la lesión y para confirmar si tiene incapacidad, aunque el parte médico oficial no se hará público hasta el sábado.