Amiga si quieres amarrar a tu marido y que nunca voltee a ver otra tipa agarra este consejito: espéralo en la cama después de cenar aunque sea dos veces a la semana con un hilito chiquitico que no quede mucho espacio para la imaginación y sedúcelo, excítalo acariciándolo con tus piernas, chúpale el cuello y la espalda con cuidado después agárrale el miembro y estrújaselo poco a poco. Ese hombre no se va a resistir y cuando te lo meta  menéaselo bien duro y rico hasta que llegue, para que veas que te va a pedir cuchiplancheo solo a ti