Una caraja descubrió que su pechugo le montaba el cuerno y tomó la cruel decisión de dejarlo sin su “amiguito”. Karuna Sanusan, de 24 años, confesó a los tombos tranquilamente que había espera’o a que su esposo Siripan, de 40 años se quedara dormí’o y le cortó el miembro viril con un cuchillo de 30cm.

Después de la tramoya decidió tirar el órgano por la ventana. Esto sucedió en un jacal de Sriracha, en Tailandia. Karuna Sanusan sospechaba que su esposo le era infiel.

“Mi marido y yo trabajamos juntos vendiendo vegetales. Empecé a tener sospechas de que tenía un romance porque siempre lo veía coqueteando con un montón de chicas. Entonces, descubrí que estaba saliendo en secreto con otras mujeres. Me puse furiosa. Estaba llena de ira y no podía calmarme. Estaba tan enojada por dentro”, confesó a la policía.

“Planeé hacer esto. Lo hice mientras él estaba distraído”, afirmó todo lo que ocurrió.

El miembro del hombre fue encontrado en las inmediaciones de su choza y sus gritos de dolor fue lo que bastó para que los vecinos dieran aviso a la policía. Pusieron el órgano en una caja y con hielo; sin embargo, el hombre recibió el peor castigo por ser infiel: los médicos concluyeron que era imposible su reinserción.