Una caraja estaba en un festival de música, relajada, cuando le vino a la mente la idea de meter el coco en el tubo de escape de un carro que era burda ‘e grande, y lo hizo pero, después no pudo salir.

La loca duró como 45 minutos tratando de que los bomberos le sacaran el guiro con una sierra eléctrica.

Cuando la chama logró salir, vio al dueño de la nave y le pidió disculpas a lo que el papachongo respondió: “No te preocupes, me alegro de que estés bien”. El beta de usa para crear conciencia de las estupideces que hacen los borrachos.