Los árbitros de fútbol pocas veces se llevan la atención de la fanaticada por algo más allá de sus errores dentro del terreno. Pero el holandés Björn Kuipers es la excepción, el vejuquito de 45 años no solo puede presumir haber pitado la final en Lisboa en la que el combo del Real Madrid consiguió su décima Copa de Europa en 2014, las finales de la Europa League del 2013 y 2018 o la final de la Copa Confederaciones de 2013. También puede gloriarse de tener una fortuna cercana a los 12,4 millones.

El panita es licenciado en Administración de Empresas y copropietario de una cadena de supermercados “C100”, con más de 500 sucursales en su país de nacimiento. Además, es uno de los patrocinadores del panita holandés de Fórmula Uno, Max Verstappen, de la escudería Red Bull.

Pero ahí no terminan sus ingresos. A estas cifras hay que sumarle el sueldo que recibe por ser uno de los colegiados más resaltantes de la Eredivisie, más unos 6 mil euros que obtiene por cada uno de los partidos que arbitra en los choques decisivos de la UEFA. También hay que sumar un negocio de peluquerías que fundó recientemente.