Isabelle Deltore es una bella oficial penitenciaria que trabajó pa’ varias canas en su país natal, Australia. Una de las cosas que no disfrutaba era que los presos siempre le dedicaban piropos tukys.

Todo comenzó porque la mami no era feliz con el money y comenzó a hacer “striptease” a escondidas. Sin embargo, su vida dio un giro radical cuando un prestigioso club del rubro, Deltore le hizo una jugosa propuesta.

Poco a poco comenzó a aparecer en la portada de revistas para adultos, logró tener su propia línea de productos y calendarios. Además, cobra  aproximadamente 100 dólares por cada sesión de cámaras web. Todo esto lo vio viable y fue motivo para dejar su antiguo trabajo para empezar con uno que está cómoda.