La ciudad de Brummana a 16km de la capital Beirut, inició una campaña para atraer turistas que tienen desconfianza al país por la guerra interna.

Su alcalde, Pierre Achkar desea captar la atención de los turistas con la siguiente medida: que las mujeres policías usen pantalones cortos.

Muchas veces Pierre Achkar es confundido por sus ciudadanos que quiere atraer la atención de los turistas usando a mujeres atractivas y otros afirman que sexualizan a las policías, ya que los hombres sí están permitidos de llevar pantalones largos.

Sin embargo, el argumento del alcalde de Brummana es que quiere que al usar los shorts, cambie la imagen de Líbano que tienen en el extranjero y modernizarse con este nuevo uniforme.

Samata Saad una de las mujeres policías declaró: «venimos entusiasmadas al trabajo. Hemos aceptado esta medida y ojalá que el siguiente verano se repita».