Comprarse unos nuevos pisos actualmente es una cosa impensable debido a lo caro que está la vida, sin embargo, los precios de reparación de los zapatos es un lujo en comparación al sueldo mínimo que se mete cualquier cristiano.

A pesar de ello, la afluencia de convives que buscan esta solución no ha bajado, así lo aseguró el pure Francisco Sánchez, quien tiene años dedicándose a coser y pegar zapatos.

“El cambio de suela está por los 25 millones de bolívares, mientras que lo que la gente más pida que es coserlo cuesta cinco millones de bolívares”, soltó el pure.

También desembuchó que el alto precio se debe a que los materiales están por las nubes, por lo que está “trabajando con las uñas”.

 

Homero